RESEÑA | The Sandman de Netflix (Sin Spoilers)

La nueva serie traída a la plataforma de Netflix sobre el cómic creado por Neil Gaiman, en la que el mismo Gaiman estuvo muy involucrado en su desarrollo, con 10 episodios de 50 minutos de duración.

En esta serie conoceremos a un grupo de deidades llamadas Eternos. Deidades que viven entre los humanos, y en total, son siete hermanos: Sueño, Muerte, Delirio, Desesperación, Destrucción, Destino y Deseo. La serie arranca cuando un culto de Magos busca encerrar a la deidad Muerte, pero en su lugar capturan a Sueño, el hermano menor de Muerte, quien se niega hablar con los humanos y es encerrado durante 100 años. Tras tener una oportunidad de escapar, Sueño también conocido como Morfeo o The Sandman, debe volver a sus dominios, reparar los daños causados en su ausencia, además de recuperar sus poderes. Pero eventualmente se dará cuenta que no solo su reino ha cambiado, sino también la humanidad y todos aquellos que decía conocer.

La serie cuenta con Tom Sturridge como Sueño, quién es increíble en su papel. Bien merecido el protagónico, no solo por su caracterización, sino el porte y la voz que el actor brinda, hace que su personaje se robé cada escena en la que aparece. Junto a él, tenemos a Jenna Coleman como otro personaje estelar de DC: John Constantine. Aquí, Coleman interpreta una versión femenina del personaje, pero estén aliviados pues pese a no ser el Constantine que todos conocemos, la actriz mantiene toda la esencia y carácter del personaje a como lo es en los cómics, y pese a lo pequeña de su participación, hace un trabajo increíble. Le siguen Gwendoline Christie que interpreta a Lucifer, Patton Oswald como el cuervo Matthew, junto a muchos más actores excelentes e incluso otros que son sorpresa.

En cuanto a nivel trama temo no poder contar mucho, ya que sería arruinar la experiencia de la serie. Pero puedo decirles esto: la serie es una de las pocas adaptaciones a un cómic que son fieles y que respetan completamente su material de origen. Tanto así, que se siente como si todos los involucrados tomaran los cómics, los usaran de guion y estuvieran comprometidos a que cada viñeta fuera representada con fidelidad y tal cual fue creada. Esto muy en parte, gracias a involucrar al creador Neil Gaiman desde muy temprano en el desarrollo de la serie. Añado que junto a esto, la serie es un espectáculo visual, con un trabajo detallado en los efectos visuales, un muy bien realizado juego de cámara, ambientación y música increíble para establecer el universo de la serie, junto a diálogos que logran ser muy cautivadores y filosóficos, sin olvidar la profundidad y el desarrollo de los personajes.

Claro que hay un par de diferencias en contraste con los cómics. Un ejemplo que puedo brindarles, ya que me di a la tarea de leer los cómics momentos antes de ver la serie, es que aquí no emplean, por cuestión de derechos, la participación de personajes como Etrigan, y la Liga de la Justicia. El caso más evidente es el del personaje de John Constantine, cuyo personaje se rumorea que Warner Bros tiene planes para él, por lo que no permitió su uso.

Como conclusión, The Sandman de Netflix es un espectáculo visual de inicio a fin, una serie de las pocas con un nivel de fidelidad incomparable a otras producciones de cómics. Cautivadora, profunda, bien escrita, llena de acción y todo lo que necesita una buena serie para acabarse en un día.

Compartir:

Diego Serna

Cinéfilo, geek, gamer, fan de series y superhéroes, amante de todo lo relacionado al cine y tecnología, gamer, warsie, trekkie, lector y coleccionista

Deja tus comentarios