RESEÑA | Thor: Love And Thunder (Con SPOILERS)

Al fin llega a las salas de cine la cuarta entrega del personaje Thor, titulada «Thor: Love and Thunder» de mano del director Taika Waititi, quien también dirigió la cinta pasada titulada «Thor Ragnarok«. Lo primero que debemos recordar es que esta cinta, dentro de la cronología del Universo Cinematográfico de Marvel, se sitúa después de los acontecimientos de «Avengers Endgame» donde Thor junto a los Guardianes de la Galaxia deciden aventurarse a pasear por la galaxia y ayudar a quien lo necesite.

En la nueva aventura, Thor no solo se verá acompañado por los Guardianes, también por Tessa Thompson como Valkyrie, regresa y no es el único regreso. También están Natalie Portman como Jane Foster y Taika Waititi como el alienígena Korg. La historia ahora nos presenta a dos personajes clave; Christian Bale como Gorr El Carnicero de los Dioses, el antagonista, y Natalie Portman, quien deja de ser solo el interés amoroso a tener un papel protagónico como «La Nueva Thor» adaptando así la historia de los cómics «All New-All Different» donde Jane logra empuñar el Mjolnir, pero sufre de estar en Etapa 4 de Cáncer, que poco a poco la va drenando.

Así que si no has visto la cinta no continues leyendo, AVISO FUERTE DE SPOILERS

La cinta parte mostrándonos a Gorr como un hombre devoto a los Dioses, que sufre de la penuria junto a su pequeña hija. La situación es insostenible y su hija termina muriendo en sus brazos. Por azares del destino, Gorr se encuentra con un oasis en medio del desierto donde conoce al Dios Rapu. Gorr le cuestiona a Rapu sobre por qué abandonó a su pueblo, y termina enterándose que realmente no le importan los humanos, pues siempre vendrán más para adorarlo. Esto enfurece a Gorr, quien insulta a Rapu y provoca su ira, y justo cuando se destinaba a matarlo, la Necro Espada elige a Gorr, con la condición de que acabe con todos los Dioses.

Instantáneamente después se nos muestra a Thor y los Guardianes en sus intrépidas aventuras. Aquí la participación de cada miembro de los Guardianes es pequeña aunque suficientemente clara para saber qué augurará en su tercera y última cinta como equipo. Tras esto, Thor se entera que Gorr va en camino a Nueva Asgard y debe ponerse en marcha si desea detenerlo a tiempo. En este punto tenemos unas muy buenas referencias a las cintas pasadas del superhéroe. Tras esto, Thor obtiene unas cabras que, tanto en los cómics como en la mitología, lo acompañarán en el viaje y que en mi opinión se llevan todas las risas de la cinta.

Tras llegar a Nueva Asgard, ve que Gorr ha comenzado sus estragos, y tras toparse con Jane, ahora Thor, debe enfrentarse al villano, pero siendo superado en fuerza gracias a que Gorr empuña la Necro Espada y logra escapar, pero llevándose a un pequeño grupo de niños asgardianos en su mayoría. Thor, Jane, Valkyrie y Korg idean ir a la Ciudad Omnipotencia a agregar más dioses a su equipo y mejorar sus probabilidades de victoria. Aquí es donde entra el personaje de Zeus, interpretado por Russell Crowe, quien hace un papel tan cómico y espectacular, una gran añadidura a Marvel y la secuencia de acción de esta parte es el verdadero punto de arranque del filme.

Tras intentar sin éxito convencer a Zeus, en una escena muy cómica que probablemente cautive al público, por los glúteos de Chris Hemsworth, terminan enfrentándose a dicha deidad y roban su arma para al menos equilibrar la pelea ante Gorr. Nos enteramos que Heimdall tuvo un hijo y este permite a Thor encontrar hacia dónde planea llevarlos El Carnicero de los Dioses, resultando que este último desea encontrar a Eternidad para así eliminar a todos los dioses, algo parecido a lo que deseaba el villano Thanos.

Thor concluye que Gorr está en un tipo de Zona Negativa que no permite al color llegar. Aquí sucede el segundo enfrentamiento entre el equipo de héroes y el antagonista. Un deleite visual y de secuencias de acción, movimientos de cámara alucinantes que transmiten el frenetismo del enfrentamiento, además de una escala de grises, blancos y negros que aparentaría tener una película independiente, pero que mantienen un equilibrio en la cinta. El enfrentamiento es breve ya que Jane es debilitada y Valkyrie es herida, por lo que deben huir. Pero lo único que Gorr necesitaba era la Stormbreaker de Thor para invocar el Bifrost, que es la llave para encontrar a Eternidad. Y es en este punto que nos enteramos que tanto el Mjolnir perjudica como mantiene viva a Jane, ya que no le permite a su cuerpo defenderse del cáncer.

Con Jane y Valkyrie heridas, Thor debe emprender una misión de la que tal vez no regrese y detener a Gorr de una vez por todas. Gorr a punto de llegar a Eternidad es detenido por Thor y los niños asgardianos, que obtienen poderes por tiempo limitado. Una escena ridículamente épica y llena de acción. Aunque Thor sigue en desventaja contra Gorr por sí solo, y sintiendo el inminente peligro en la vida de Thor, Jane sale a su rescate sabiendo que probablemente esto la mate asumiendo el máximo sacrificio y finalmente venciendo a Gorr, privándolo de su fuente de poder, pero sí llegando a Eternidad. Thor queda bajo encomienda de Jane ponerle fin a todo y es en este punto donde Thor debe convencer a Gorr desistir de su juramento y tras un discurso conmovedor del amor, Gorr decide no cumplir su juramento, y mejor decide traer a su hija de vuelta a la vida y pide a Thor como su última voluntad que cuide a su hija. Thor cumple su palabra y ahora es el padre de la niña que tiene los poderes de Eternidad, y deciden seguir ayudando a los que lo necesiten en la galaxia.

Esto último es lo más destacado para mí, darle un giro a la dinámica típica de Thor y poner un elemento interesante de Thor como padre adoptivo soltero, una faceta no explorada antes. La comedia que emplea la cinta es muy del estilo de Taika Waititi e incluso tiene tintes de ser un tipo de RomCom, que combina lo ridículo y épico de la mitología pero sin volverlo pesado. Como los más fanáticos de los cómics del personaje sabrán, adaptar a Thor no es un trabajo fácil. Otro de sus grandes aciertos junto a la música, que logra transmitir toda la energía que desprende el filme y que permite una cinta placentera y disfrutable para todos, pero sí presenta sus fallas.

Como el detalle en los ojos de Thor, que eran de color naranja y azul y aqui son solamente azules, sin ninguna explicación. La reconstrucción del martillo, el hijo de Heimdall, entre muchos elementos que se presentan, pero no ofrecen una explicación completa.

Junto con el personaje de Natalie Portman como Mighty Thor/Jane Foster debo mencionar que siento un conflicto, ya que a pesar de ser bien adaptada, su historia se ve reducida, poco explorada y finalmente concluida. Y lo mismo sucede son Christian Bale como Gorr, que aunque todas sus escenas son espléndidas y ninguna entra en la categoría de ser ridícula o torpe, más bien todo lo contrario, todas sus escenas son tomadas con la seriedad que se merece, aunque en el final parece dar ese «guionazo» con el poder del amor, concluyendo con su muerte al igual que Jane, que gasta lo último de su fuerza vital para darle a Thor la victoria.

Y en las Escenas Post Créditos vemos a nada más y nada menos que Hércules, que ha sido encomendado por Zeus para eliminar a Thor y en la segunda vemos a Jane llegar a Valhalla encontrándose con Heimdall.

¿A ti qué te pareció la cinta? Házmelo saber en los comentarios.

Compartir:

Diego Serna

Cinéfilo, geek, gamer, fan de series y superhéroes, amante de todo lo relacionado al cine y tecnología, gamer, warsie, trekkie, lector y coleccionista

Deja tus comentarios