RESEÑA | No Te Preocupes Cariño (Don’t Worry Darling)

«Don’t Worry Darling» o «No te Preocupes Cariño» en español, es la segunda cinta en la cuál Olivia Wilde toma la silla de directora. En este thriller/drama, narrando la historia de los recién casados, Jack interpretado por Harry Styles, junto a Florence Pugh como Violet, en la década de los 50’s.

Todos los días Violet realiza tareas del hogar: limpiar, lavar, tender, hacer la comida, y ocasionalmente pasar el tiempo con sus amigas en lo que espera la llegada de su esposo, aunque su trabajo es un misterio para ella. Sin tener mucha idea de lo que pasa a su alrededor, Violet descubrirá que el trabajo de su esposo no es el único misterio en su pequeño paraíso.

Una cinta que para muchos quizás no sea del agrado, ya que la película muestra características de cine de arte u autor en el ámbito del cine independiente. Esto porque el largometraje está bastante cargado de signos, mensajes y simbolismos sobre el papel del hombre y la mujer tanto en épocas contemporáneas/modernas, con una sutil crítica social a las relaciones amorosas. Y este punto se refuerza en la cinta en escenas específicas que seguramente notarán. Además, cuenta con una increíble banda sonora que logra transmitir perfectamente la atmósfera misteriosa que rodea a los personajes, además de gran música que viene llena de éxitos de los 50’s.

En cuánto al ámbito de actuación, Florence Pugh es extraordinaria, quien ya había demostrado un gran trabajo actoral en cintas como «Midsommar«. En esta cinta logra llevar el perfil de un ama de casa desde lo pasional hasta lo aterrador. Y Harry Styles no queda atrás, a pesar de no presentar un reto como Pugh, Harry demuestra que puede mantener un lugar en la industria cinematográfica, siendo esta cinta donde carga el protagónico. Ya lo hemos visto en otras cintas como «Dunkerque«, además del Universo Cinematográfico de Marvel como el hermano de Thanos: «Starfox«. Harry es un gran showman, porque créanlo o no, tiene su momento para mostrar sus talentos. Chris Pine, Gemma Chan y Olivia Wilde también destacan enormemente en sus respectivos papeles, que son lo suficientemente sólidos para establecer la historia y los parámetros por los que se rige.

Nick Kroll, Florence Pugh, Chris Pine, Olivia Wilde, Sydney Chandler, Harry Styles y Gemma Chan – Don\’t Worry Darling – Red Carpet – 79th Venice International Film Festival Venice

En cuestión técnica, Wilde tal vez no muestre un dominio completo como directores galardonados y más experimentados en la industria, pero se mantiene como algo nuevo. Incluso los juegos de cámara que logra transmiten ese vértigo y suspenso sobre lo que pasa en la cinta. Este último punto es algo que quisiera tomar un tiempo extra para desglosar. La cinta es un thriller, pero también podría asociarse con el género de terror, muy del tipo de terror que presentan las cintas independientes del estudio «A24«, encargado de llevar cintas como «The Witch», «Us», «Get Out», «Midsommar», «Hereditary», entre muchas otras. Este estilo de terror se crea alrededor de la tensión entorno a una situación, un lugar, en un momento y todo se desarrolla a través del incremento de tensión hasta el punto de quiebre. En la cinta se logra, junto a la banda sonora que logra mantener la tensión y liberarla en el momento justo, pero también la cinta no se permite ser predecible, presenta más de un giro que es complementado de manera sublime junto a la ambientación. El vestuario es bastante detallado además de fiel a la época en la que quiere envolverse.

La cinta en su primer acto podría considerarse lenta, por establecer la situación de los personajes. El segundo acto es lo más destacado para mí, donde la música, actuaciones y momentos de tensión se logran. Pero el tercer acto decae, entre los giros de trama y lo abrupto que se siente el final, pareciendo que la cinta logra perder el impacto en el espectador y el mensaje que desea transmitir.

La cinta misma se ha encontrado en el ojo público desde los inicios de su rodaje, con la salida/despido del actor Shia LaBeouf, los supuestos tratos de paga diferente entre los actores Pugh y Styles en el rodaje, la supuesta relación de la directora con el cantante, las supuestas firmas de confidencialidad que firmó el elenco, y lo más reciente, el supuesto momento cuando Styles le escupió a Chris Pine.

En conclusión, «Don’t Worry Darling«, es una buena segunda cinta de Olivia Wilde, con grandes actuaciones de Harry Styles y Florence Pugh, increíble música, ambientación, pero sobre todo una muy buena banda sonora que transmite un buen mensaje moderno sobre las relaciones, pero que decae en su tercer acto dejando desear un mejor desarrollo de trama.

Compartir:

Diego Serna

Cinéfilo, geek, gamer, fan de series y superhéroes, amante de todo lo relacionado al cine y tecnología, gamer, warsie, trekkie, lector y coleccionista

Deja tus comentarios