RESEÑA | The Whale (La Ballena)

The Whale” o “La Ballena” ha llegado a cines. La nueva cinta del aclamado director Darren Aronofsky, director de “Réquiem por un sueño”, “¡Madre!”, “El cisne Negro”, “Noé” y “El luchador”, que regresa a Brendan Fraser a la industria cinematográfica y probablemente a ser el candidato más fuerte a ganar el Premio Oscar a Mejor Actor por su trabajo en este nuevo largometraje, por fin ha llegado a Latinoamérica.

La cinta sigue a Charlie (Brendan Fraser), un profesor de lengua inglesa y asesor de tesis, que padece de obesidad mórbida, intenta restablecer el vínculo con su hija, Ellie (Sadie Sink) en busca de redención. La película se basa en la obra teatral del mismo nombre escrita por Samuel D. Hunter, quien también es el guionista en la película, que escribió dicha obra contando sus experiencias padeciendo dicha enfermedad.

Este largometraje tiene una duración de 1 hora y 57 minutos. Aronofsky es considerado un gran director por tener la capacidad de contar historias muy crudas y también contar con los conocimientos sobre el lenguaje cinematográfico, para traer una cinta digna de verse.
A nivel técnico, la cinta está realizada con una relación de aspecto de 1.33:1 (para quienes no conozcan este término les dejo una imagen que lo explica debajo). De esta manera, Aronofsky delimitada su encuadre para transmitir el sentimiento de encierro, soledad, en casi un estilo minimalista, además de exaltar el gran aspecto de su protagonista. Además cuenta con una fotografía en su mayoría en colores grises, una ambientación en su mayoría desarrollada en interiores y un pequeño pero excelente elenco de actores.

Como es igual en alguna adaptación, hay cosas que funcionan bien como se concibió originalmente, que llevándolas a otro medio fallan en su pobre desarrollo.

Aronofsky hace un gran trabajo dirigiendo a los actores, haciendo que casi se fusionen con el personaje, como es el caso de Fraser, que fue criticado por interpretar a un personaje de este estilo. En la cinta encarna a Charlie a un nivel personal e íntimo, entregando grandes escenas y aun mejores diálogos que se quedarán en la mente del espectador. Conociendo el pasado e historia de Fraser, es una grata sorpresa verlo de vuelta en la gran pantalla. El actor da la actuación de su vida con cada escena y tras ver la cinta, no hay duda alguna que pueda llevarse el Oscar a Mejor Actor. También merece mencionarse el trabajo de las actrices Sadie Sink y Hong Chau. El trabajo de Sadie Sink como Ellie es muy conmovedor y brutal. La actriz está demostrando tener un futuro muy prometedor dentro de Hollywood. Por su parte, Hong Chau interpreta a la amiga y cuidadora de Charlie. La química entre Chau y Fraser es muy buena, a la vez que desgarradora.

En la cuestión narrativa, al igual que en la obra teatral, la cinta cuenta con seis personas, que como personajes son increíbles. Cada uno con conflictos, contradicciones, ideologías, miedos, pasado, pero la cinta no explota plenamente todo lo que estos pueden ofrecer, quedando un poco ambiguo que sucede con sus sub-tramas, con excepción del protagonista y su hija.

Porque el núcleo central de la cinta es la relación de un padre y su hija, pero todo lo demás que se presenta queda perdido en la narración. Además, Aronofsky ha perdido un poco de su estilo, ya que desde el estreno de “¡Madre!” en 2017, a la cual no le fue muy bien en taquilla, comenzaba a plantear ideas más metafóricas o abstractas, que en trabajar con solo una idea. Además que padece del mismo problema, tratar a su público como ingenuo. Ya que en el caso de “La Ballena”, hay un diálogo que es una clara metáfora del protagonista, pero este mismo diálogo es repetido continuas veces a lo largo de la cinta, siendo esto algo que podría hartar al espectador. Junto a esto, hay otras metáforas que se pueden encontrar, si eres atento a los detalles, como algunas cuestiones religiosas que se plantean e incluso un personaje en concreto es el que más remarca este mensaje religioso.
Además que el personaje de Charlie tiene tantas capas que la cinta solo aborda de manera superficial, aunque es un gran trabajo para ir más allá de visibilizar este padecimiento, también presentándose como una adicción.

En conclusión, “The Whale” es otro gran trabajo de Darren Aronofsky. Que aunque no explota todas sus ideas, sí deja grandes actuaciones, diálogos memorables y una historia que merece ser vista. Además de darle el gran reconocimiento a Brendan Fraser, quien esperemos que se lleve el Oscar a Mejor Actor en las premiaciones de este año.

Compartir:

Diego Serna

Cinéfilo, geek, gamer, fan de series y superhéroes, amante de todo lo relacionado al cine y tecnología, gamer, warsie, trekkie, lector y coleccionista

Deja tus comentarios